Sandira


¿Y si mejor mandamos a la mierda tu disfraz de príncipe azul, nos ahorramos tanta fanfarrea, me arrancas la ropa, y acabamos con este puto cuento de hadas?

lunes, 18 de junio de 2012

Eden Caduco



La renuncia, la remembranza, el aullido de un disgustado almacenamiento de nada, podrido, alborotado, caliente miembro desbaratándose en mi interior, se retuerce, se erecta ante el palpar de mi no estimulación consciente; un bebe que chilla y chilla y yo lo apuñalo, pero no es un bebe, es solo la muñeca carbonizada de mi añorante infancia; la navaja en mi ingle me necesita una vez mas, borbotones de sangre, de hiel, de semen tibio y miembros sersenados; ¡dame mas!, alcanza esa costilla a mi mano y te mostrare como se crea la vida, la putrefacta vida, ese perro carroñero de mi encrucijada, ¡y que caigan los cruzados del cielo!, traicionado por el  rey pedófilo de su comarca, que viola niñas, que mata hombres y se come a sus mujeres, un testículo menos dirá el, una vagina mas a mi gourmet; los brotes sigen cayendo y el publico aplaude, quieren mas, esta diversión perversa lo embriaga, los llena de luces con sombras fornicantes y sonidos vociferantes de una penetración que los llama. Pero ya es demasiado tarde para mi, estoy cansada, necesito un espacio sin colores alucinante y cuerpos pestilentes, el olor a sexo me ha impregnado hasta el alma, mi himen caduco necesita un poco de agua fresca, y aunque nunca florecerá, de vez en cuando es bueno fertilizarlo con tierra nueva y húmeda, y no solo con rancios penes. 

ATTE: Sandira